Los tendederos exteriores presentan las mejores condiciones en cuanto a cantidad de prendas en secado y ahorro de espacio, con una plena exposición a corrientes de aire y una total evacuación de la humedad liberada en el proceso.

Modelos robustos diseñados para soportar condiciones climatológicas cambiantes, que incorporan además lonas de cobertura de gran resistencia para evitar las inconveniencias propias de climas húmedos y lluviosos, así como la precipitación de sustancias y residuos de aves.

Su utilización está especialmente indicada para fachadas, patios interiores, azoteas y áticos, teniendo presentes las limitaciones y política de permisos establecida por cada comunidad vecinal y las reglamentaciones municipales en materia urbanística y de prevención de riesgos.