Una vez determinada la ubicación – exterior o interior – que vaya a darse al tendedero, debe prestarse atención a cuestiones relevantes para la selección del modelo más adecuado a los usos y necesidades previstas.

Características Físicas del Modelo. En atención a las condiciones o exigencias de funcionamiento de cada tendedero en cuanto a volumen de prendas y exposición a una climatología cambiante y/o adversa, se debe tener en cuenta la oferta de modelos reforzados y en diversas amplitudes y extensión diametral y de varillaje o cableado de tendido.

Características de Fachadas, Paredes y Techos. Con determinación de la naturaleza de los materiales y resistencia de las estructuras arquitectónicas a fin de asegurar su resistencia con respecto a los anclajes y sistemas de unión del modelo de tendedero a instalar, teniendo igualmente en cuenta el volumen y peso de prendas a secar en cada sesión.

Proximidad del Tendedero a otros Elementos y Sistemas Anexos. Así, en el caso de tendederos exteriores, debe prestarse atención a la existencia de salidas de humos o vapor, tuberías y desagües, conducciones eléctricas y cableado, elementos arquitectónicos (ventanas móviles, balcones próximos, etc.); además de la distancia horizontal con otras fachadas, y vertical con viviendas inferiores a las que pudiera perjudicar un tendido de ropa de excesivo porte.

En el caso de tendederos interiores, su ubicación en elementos cerrados en conjunción con otros elementos y utensilios hace que deban tomarse las medidas y previsiones de espacio en situación de máxima carga con el fin de evitar entorpecer el correcto funcionamiento de otros utensilios u originar una disminución métrica excesiva del espacio habitable.